🚚 AHORA DESPACHOS A LA V REGIÓN 🚚
0

Tu carrito está vacío

¿Sufres de colon irritable? Puede que tu microbiota (intestinal)

¿Sufres de colon irritable? Puede que tu microbiota (intestinal)

La microbiota se puede alterar con distintos factores, tanto internos como externos, es por eso que mantenerla equilibrada es sinónimo de mejor calidad de vida, puesto que distintas afecciones no se hacen presente para incomodar el día a día, como lo es el colon irritable, dolores estomacales, infecciones urinarias, entre otras. 

Las alteraciones en la microbiota se pueden explicar, por lo menos en parte, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) por algunas epidemias presentes en la humanidad, como el asma y la obesidad. La disbiosis (alteración en la composición y/o funciones de los microorganismos que habitan en la piel y tapizando el interior de los intestinos y la vagina), se ha asociado a una serie de trastornos gastrointestinales que incluyen el hígado graso no alcohólico, la enfermedad celíaca y el síndrome de intestino irritable.

¿Cómo se altera la microbiota? 

La microbiota se mantiene más o menos estable mientras no existan factores que puedan alterarla. De hecho, el consumo excesivo de productos como los antibióticos y los alimentos ultra procesados son capaces de dañarla. 

Según explica la química Ángela Quintas, estas prácticas reducen el número total de microorganismos y también su diversidad, al tiempo que provocan un aumento de patologías como intolerancias alimentarias, diabetes, obesidad, síndrome del intestino irritable o incluso enfermedades autoinmunes.

Lo anterior es también destacado por la experta en Microbioterapia y colaboradora de Nutribiótica, la doctora Sari Arponen, quien afirma que abusar de los alimentos ultra procesados, los cuales suelen contener emulsionantes, edulcorantes, grasas trans o hidrogenadas, exceso de azúcar y aditivos, puede desencadenar un estado de disbiosis, es decir, el desequilibrio de la microbiota intestinal.

Entre las principales causas que pueden alterar la flora intestinal o microbiota en el intestino, para el doctor Domingo Carrera, médico especialista en nutrición del Centro Médico-Quirúrgico de Enfermedades Digestivas de España, se pueden encontrar las siguientes: 

  • Una alimentación inadecuada: Una dieta pobre en fibra y un exceso de carnes, grasas y azúcares pueden afectar de manera negativa la flora.
  • Tratamientos postoperatorios : Por ejemplo, radioterapia o cirugías.
  • Malos hábitos de vida : El sedentarismo, el estrés, el alcohol y el tabaco. También el insomnio y las rutinas de sueño irregulares resultan perjudiciales, al igual que la exposición a la contaminación.
  • El envejecimiento: La edad constituye otro factor de riesgo, fundamentalmente, a partir de los sesenta años desciende el número de bacterias beneficiosas. Esta es una de las razones del aumento de enfermedades, infecciones y síntomas digestivos, como el estreñimiento. 
  • Infecciones víricas o bacterianas y otras enfermedades digestivas:   La colitis ulcerosa o la enfermedad de Crohn, son susceptibles de alterar la flora intestinal.

Cuando aparecen estos desequilibrios en la flora intestinal, existe una mayor predisposición a infecciones, alergias y dermatitis atópicas. Además, se altera la movilidad digestiva, lo que puede provocar estreñimiento, diarreas, malas digestiones, gases o dolor abdominal.

Para ser aún más específicos, los factores que inciden en mantener una microbiota saludable, está la dieta que sigue una persona, el exceso de proteínas y falta de carbohidratos también puede tener efectos indeseables. El estrés es otro factor relevante, ya que provoca que el sistema endocrino secrete cortisol, el cual tiene consecuencias en la musculatura intestinal. La utilización prolongada y sin supervisión médica de antibióticos también es un agravante para la salud de la flora intestinal, y por supuesto el exceso en la ingesta de azúcares. 

Enfermedades relacionadas a un intestino NO saludable 

Existen diversas patologías asociadas a un intestino no saludable, según el medio de comunicación mexicano, Plenilunia, las consecuencias se pueden evidenciar en la calidad de vida que tiene una persona. Un intestino saludable es capaz de prevenir infecciones, también evita la inflamación de la zona o estreñimiento. Pero eso no es todo, porque existen estudios, que incluso señalan que un intestino que no es saludable puede influir en enfermedades de salud mental, como la depresión y ansiedad. 

Por lo tanto, un intestino sano, tiene la capacidad de propiciar energía al individuo y además ayudar a procesar los nutrientes de los alimentos, estimular y activar el sistema inmune.

Alimentación saludable para un intestino sano 

Una de las principales preguntas es, ¿qué es lo que se debe comer para que la microbiota esté saludable? La respuesta es clara, probióticos o alimentos naturales que contengan probióticos. 

La Organización Mundial de la Salud (OMS), especifica que los probióticos son microorganismos vivos que, cuando son administrados en cantidades adecuadas, confieren beneficios para la salud de las personas, por lo tanto, la ingesta de ellos ayuda a reforzar las defensas, disminuir el riesgo de enfermedades y mejorar el tránsito intestinal. 

Según el neurólogo David Perlmutter, coautor de Brain and Gut ("Cerebro e intestino"), "el consumo de prebióticos y probióticos mejora la salud intestinal y previene la inflamación, a través de cambios mejorables en la microbiota. 

El especialista recomienda especialmente un tipo de probióticos, el Lactobacillus plantarum, por su "probada efectividad a la hora de permeabilizar las paredes del intestino".

5 consejos para cuidar la microbiota 

  • Hacer ejercicio: Hacer ejercicio de forma constante y correctamente no solo fortalece físicamente, sino que también te ayuda a mejorar el tránsito intestinal, adquirir mayores habilidades motrices e incluso ayuda a tener un mejor estado de ánimo y mayor tolerancia al estrés.
  • Ingerir fibra: El consumo de fibra a nivel mundial suele ser menor al recomendado en 9 de cada 10 adultos. Consumir de forma periódica, variada y equilibrada frutas, vegetales, leguminosas, tubérculos y cereales de granos enteros te ayudará a tener una mejor digestión, evitar problemas gastrointestinales y a la larga, disminuye el riesgo de sufrir cáncer de colon.
  • Consumir probióticos y prebióticos : Los suplementos alimenticios a base de probióticos (bacterias benéficas) y prebióticos (Alimento de la bacteria), como es el caso de  Zir-FosNC, pueden ayudar a mejorar y equilibrar el sistema digestivo y neurológico, brindando mejoras en la salud intestinal.
  • Controlar el estrés y la ansiedad : El estrés y la ansiedad pueden provocar dolor abdominal y hasta causar mala digestión, por esa razón la recomendación es mantenerlo lo más calmado posible.
  • Evitar el uso excesivo de antibióticos: Consumir antibióticos en exceso puede ser contraproducente para la salud de las personas, ya que se puede matar las bacterias buenas haciendo que se pierda el equilibrio en el organismo. Estos medicamentos son necesarios en casos de infección, porque se ocupan de eliminar las bacterias que la causan, pero su uso cambia el equilibrio normal de la flora al dañar las bacterias propias beneficiosas, y fomenta que se asienten otros microorganismos patógenos responsables de las diarreas asociadas a antibióticos.

Dentro de otras recomendaciones de los expertos en el área de la nutrición y gastroenterología, especialmente de la Clínica Mayo Clinic, se encuentra aumentar la ingesta de yogur, kéfir o kombucha. Al mismo tiempo, consumir frutas, verduras y cereales integrales también ayudan a estimular la multiplicación de bacterias beneficiosas en el organismo. Por último, la utilización de probióticos también es fundamental, no dejes pasar más tiempo y comienza a cuidar tu intestino con BIORI.


Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.


Ver artículo completo

LOS PROBIÓTICOS COMO SOPORTE EN LA SALUD EN LA VOZ DE UN EXPERTO
LOS PROBIÓTICOS COMO SOPORTE EN LA SALUD EN LA VOZ DE UN EXPERTO

Muchos científicos se han propuesto encontrar y estudiar probióticos y sus efectos sobre la salud humana. Allí, el consumo de bacterias o levaduras probióticas se ha dado en pacientes con estrés, como soporte durante tratamientos médicos e incluso para la salud deportiva.
Relación entre la microbiota y el estrés
Relación entre la microbiota y el estrés

Diversos estudios en la actualidad indican que el estrés tiene efectos relevantes en la composición de la microbiota intestinal.

Entre ellos se pueden encontrar las alteraciones en la motilidad intestinal, el transporte de mucosas, la función de barrera intestinal y la percepción visceral. 

Realmente, ¿existen desigualdades entre ambos?
Realmente, ¿existen desigualdades entre ambos?

Prebióticos y probióticos, ¿En qué se diferencian? es la pregunta que muchas personas se hacen cuando escuchan hablar de estos dos términos que parecen ser similares. E n este artículo vamos a señalar las principales diferencias, semejanzas y beneficios de ambos.

Noticias y actualizaciones

Regístrate gratis para obtener lo último en ventas, nuevos lanzamientos y más…