🚚 AHORA DESPACHOS A LA V REGIÓN 🚚
0

Tu carrito está vacío

Postbióticos: ¿Cuál es su función?

Postbióticos: ¿Cuál es su función?

Actualmente existen tres vías a través de las cuales se puede regular la microbiota, están los prebióticos , los probióticos y los postbióticos. Los primeros (prebióticos) hacen referencia a los compuestos que pueden ser utilizados por la flora intestinal, aportan una serie de beneficios sobre la salud. Son fibras vegetales especializadas que actúan como fertilizantes que estimulan el crecimiento de bacterias sanas en el intestino. Se pueden encontrar en frutas y verduras, especialmente en aquellas que contienen carbohidratos complejos, como la fibra y el almidón resistente.  

En tanto los probióticos, son aquellos microorganismos vivos que cuando se administran en unas cantidades adecuadas, confieren una serie de efectos beneficiosos. Se trata de alimentos o suplementos que contienen microorganismos vivos destinados a mantener o mejorar las bacterias "buenas” del cuerpo humano. 

Por último, los postbióticos, que son menos conocidos, pero ya están empezando a generar mucho interés desde la comunidad científica debido a sus beneficios en la microbiota. Se denomina postbióticos a un conjunto de componentes activos que están presentes en bacterias beneficiosas o que son producidos por ellas, lípidos, proteínas, enzimas o polisacáridos, entre otros. Algunas de estas sustancias favorecen la asimilación de nutrientes, por lo tanto, contribuyen a mejorar y reforzar la barrera intestinal, al mismo tiempo, protegen contra la acción de los microorganismos patógenos.

Por su comportamiento, favorecen de sobremanera la salud animal, consiguiendo el doble objetivo de potenciar los resultados productivos de las explotaciones y la reducción de la aplicación preventiva de medicamentos, principalmente antibióticos.

Los metabolitos resultantes se presentan vinculados a un sustrato vegetal y tras su ingesta es cuando se inicia la actuación del postbiótico en el aparato digestivo, la cual se realiza en formato de metabolitos (entre otros, ácidos orgánicos como el ácido láctico y acético, y diversas vitaminas del grupo B). Estos metabolitos se generan durante las sucesivas fermentaciones líquidas y sólidas, aeróbicas y anaeróbicas a las que se somete al producto.

Esta tecnología permite que esos cambios que se producen tras las diversas fermentaciones a las que sometemos a los diferentes microorganismos, doten de capacidad al producto para que sea capaz de adherirse a la mucosa intestinal actuando como una barrera que controla las bacterias patógenas, mejorando la salud, estimulando el sistema inmunológico, la productividad, y la conversión alimenticia.

Hace ya un tiempo que los científicos documentaron los efectos beneficiosos para la salud de los microorganismos no vivos, que además tienen una mayor longevidad y se almacenan más fácilmente que los microorganismos vivos. En 2019, por ejemplo, Patrice D. Cani y sus colegas demostraron que la Akkermansia muciniphila desactivada mediante un calor suave superaba a la bacteria viva a la hora de mejorar aspectos clave del síndrome metabólico en individuos con sobrepeso u obesidad.

Hasta ahora, sin embargo, los científicos no han llegado a un consenso sobre un término para definir las bacterias muertas y sus componentes. 

Lo cierto es que, hasta el día de hoy, no existe información abundante respecto a los postbióticos, razón por la cual existe confusión entre los consumidores, profesionales y empresas de salud. A raíz de esto, científicos de todo el mundo se han reunido para encontrar una definición consensuada de los postbióticos.  

Según un artículo publicado en el medio de comunicación, Vanguardia, la definición oficial es, “una preparación de microorganismos inanimados y/o sus componentes que confiere beneficios a la salud del huésped.”

En otras palabras, los componentes de un postbiótico incluyen células microbianas inanimadas y/o fragmentos o estructuras de células microbianas (como los componentes de la pared celular o las proteínas membranales), con o sin metabolitos sintetizados por las bacterias.

Cabe recordar, como lo hemos mencionado en artículos anteriores, que la Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que los probióticos son microorganismos vivos que viven en nuestro cuerpo y en alimentos fermentados, estos ejercen efectos beneficiosos en el cuerpo humano, más allá de la nutrición básica. Facilitan el proceso digestivo, mejoran la absorción de nutrientes y además refuerzan el sistema inmune.

En este contexto, mientras que los probióticos son microorganismos vivos, tanto los prebióticos como los postbióticos están formados por componentes inertes. Es decir, que se puede considerar a los postbióticos como una manera de suministrar directamente a nuestro intestino células microbianas desactivadas como las que habitan en el intestino, con o sin sus propios compuestos metabólicos y sin la microbiota intestinal del propio individuo o un probiótico como intermediarios.

¿Qué pueden hacer por nosotros los postbióticos?

  Según la Asociación Científica Internacional para Probióticos y Prebióticos (ISAPP), los postbióticos se encuentran esencialmente en la comida, los complementos alimenticios y las fórmulas infantiles. Para entender aún mejor, hay que realizar el ejercicio de imaginarse un producto fermentado como el yogurt, que contiene tantas moléculas como microorganismos vivos e inanimados producidos por bacterias como resultado de la fermentación. Esta combinación podría definirse como postbiótico.

Si bien este campo está aún en investigación, algunos estudios de la Asociación Científica Internacional para Probióticos y Prebióticos (ISAPP), han demostrado que entre los beneficios potenciales de los postbióticos se encuentran la mejora del malestar digestivo y la prevención de enfermedades infecciosas comunes como la gastroenteritis aguda.

Al estar inertes los microorganismos presentes en los postbióticos, no pueden causar infecciones, lo que hace que estos sean más seguros.

En el caso de los productos BIORI, aliados de la salud, una dosis diaria de probióticos te ayudarán a combatir y prevenir enfermedades, ¿ya los probaste?.  


Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.


Ver artículo completo

Realmente, ¿existen desigualdades entre ambos?
Realmente, ¿existen desigualdades entre ambos?

Prebióticos y probióticos, ¿En qué se diferencian? es la pregunta que muchas personas se hacen cuando escuchan hablar de estos dos términos que parecen ser similares. E n este artículo vamos a señalar las principales diferencias, semejanzas y beneficios de ambos.

Alimenta las bacterias de tu intestino
Alimenta las bacterias de tu intestino

Hay que considerar que el sistema digestivo tiene una superficie de 300 metros cuadrados. Es el órgano que más contacto tiene con el exterior, por lo tanto, el más susceptible de ser atacado por agresiones externas. De hecho, la mayoría de las defensas se encuentran en esta zona para proteger al cuerpo humano, y justamente una de las herramientas de defensa son los componentes que existen en la flora intestinal. 
¿Está relacionada la leche materna con la microbiota?
¿Está relacionada la leche materna con la microbiota?

La lactancia materna juega un papel fundamental en la colonización del intestino del recién nacido. Durante los primeros años de vida es diferente la flora intestinal de los lactantes según hayan sido o no amamantados, esto debido a que la leche materna es una fuente importante de probióticos y prebióticos. 
Noticias y actualizaciones

Regístrate gratis para obtener lo último en ventas, nuevos lanzamientos y más…