0

Tu carrito está vacío

¿Me sirven los probióticos para la intolerancia a la lactosa?

¿Me sirven los probióticos para la intolerancia a la lactosa?

La intolerancia a la lactosa está causada por la carencia de la enzima lactasa. Los síntomas en los niños incluyen diarrea y aumento de peso insuficiente, mientras que los síntomas en adultos incluyen hinchazón abdominal, cólicos, diarrea, flatulencia y náuseas.

El diagnóstico se basa en la observación de los síntomas que se presentan después del consumo de productos lácteos, como la leche o queso. Pero también puede confirmarse mediante un test de hidrógeno espirado.

El tratamiento consiste en administrar suplementos de la enzima lactasa y evitar la lactosa, sobre todo en los productos lácteos. 

Esta intolerancia es bastante común, de hecho, según cifras de la Organización Mundial de la Salud, el 70% de la población a nivel mundial padece de dicha complicación alimentaria, la cual se debe a una digestión defectuosa y su consiguiente malabsorción del disacárido lactosa, el carbohidrato predominante en la leche. Lo anterior, por deficiencia de la enzima lactasa presente en las microvellosidades de la mucosa intestinal (borde en cepillo de los enterocitos), que es la encargada de escindir la lactosa en los monosacáridos glucosa y galactosa, al actuar sobre el enlace que los une.

Puede ser una condición congénita, por existir un locus alterado en el cromosoma 2, el 2q21, pero hay una forma adquirida por agresiones de la mucosa intestinal que originan pérdida de lactasa, como ocurre en las gastroenteritis, la enfermedad inflamatoria intestinal, la enfermedad celíaca no diagnosticada o en alergias alimentarias. En ausencia de lactasa, la lactosa se comporta como un carbohidrato no digerible, que por ósmosis atrae agua a la luz intestinal. En el colon es fermentada por bacterias generando ácidos grasos de cadena corta (AGCC), ácido láctico, CO2 e hidrógeno. Estos últimos gases causan flatulencia, meteorismo, diarrea, dolor y distensión abdominal, y en recién nacidos los síntomas pueden ser llanto, malestar general y heces menos consistentes.

Si tengo intolerancia a la lactosa ¿qué puedo comer? 

Según el Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales de Estados Unidos, las personas deben hablar con un médico o un nutricionista sobre cómo cambiar la dieta para controlar los síntomas de intolerancia a la lactosa y asegurar que están obteniendo suficientes nutrientes. Si un niño tiene intolerancia a la lactosa, se le debe ayudar a seguir el plan dietético recomendado. 

Para controlar los síntomas, es posible que la persona deba reducir la cantidad de lactosa que come o bebe. La mayoría de las personas con esta condición pueden consumir un poco de lactosa sin tener síntomas.

Es posible que una persona pueda tolerar la leche y los productos lácteos si:

  • Bebe pequeñas cantidades de leche a la vez.
  • Bebe pequeñas cantidades de leche con las comidas.
  • Añade poco a poco pequeñas cantidades de leche y productos lácteos a su dieta y ve cómo se siente.
  • Trata de comer yogurt y quesos duros como el queso cheddar o el suizo, que algunas personas con intolerancia a la lactosa encuentran más fáciles de tolerar que otros productos lácteos.
  • Usa productos de lactasa para ayudar a digerir la lactosa en la leche y en los productos lácteos.

Cabe destacar que, consumir leche y productos lácteos sin lactosa y con bajo contenido de lactosa puede ayudar a reducir la cantidad de lactosa en la dieta. Estos productos están disponibles en muchos supermercados y son tan saludables como la leche y los productos lácteos normales.

Rol de los probióticos en la intolerancia a la lactosa 

Según la investigación, “Usos clínicos de los probióticos, mala absorción de lactosa, cólico del lactante, enfermedad inflamatoria intestinal, enterocolitis necrotizante, Helycobacter Pylori”, de médicos de Caracas, Venezuela, el uso de probióticos reduce los síntomas de inflamación o distensión, posiblemente como consecuencia de la presencia de la lactasa de las bacterias ácido lácticas, mejorando así la digestión de la persona. 

Debido a lo anterior, no está demás mencionar que como hemos conversado anteriormente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) define a los probióticos como microorganismos vivos que se encuentran en el cuerpo y en alimentos fermentados, estos ejercen efectos beneficiosos en el cuerpo humano, más allá de la nutrición básica. Facilitan el proceso digestivo, mejoran la absorción de nutrientes y además refuerzan el sistema inmune.

Aunque existen muchos tipos de bacterias que pueden considerarse probióticos, hay dos tipos de bacterias que son los más comunes: 

  • Bifidobacterium (es un género de bacterias gram-positivas, anaeróbicas, no mótiles, con frecuencia de aspecto ramificado (de ahí el nombre). Especies de este género se encuentran ampliamente distribuidas en el tracto intestinal de mamíferos, aves e insectos). 
  • Lactobacillus (normalmente se encuentran en el tracto urinario y digestivo humano. Se pueden consumir para la diarrea y la salud intestinal).

Las bacterias recién mencionadas son primordiales para el sistema digestivo, por esa razón se deben consumir a través de alimentos o en forma de suplemento. De esta manera se contribuye a mantener la cantidad óptima necesaria en el organismo para disfrutar de un excelente rendimiento y buena salud, sobre todo si se padece de intolerancia a la lactosa. ¿Qué esperas? Si identificas síntomas de intolerancia a la leche, prueba los productos de BIORI. 


Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.


Ver artículo completo

Los probióticos y la hinchazón
Los probióticos y la hinchazón

Los probióticos  son el mejor aliado para combatir la hinchazón, es decir, la sensación de “globo en el estómago” que puede afectar tanto a mujeres como hombres.  Una de las causas más comunes de esta  hinchazón abdominal es una microbiota alterada y poco saludable,  la que repercute directamente en el intestino. Lo bueno, es que esto se puede solucionar con la ingesta de probióticos, los que son capaces de aliviar los problemas y dolores estomacales e intestinales.
Kéfir: un aliado para tu salud digestiva y bienestar general
Kéfir: un aliado para tu salud digestiva y bienestar general

El  Kéfir,  también conocido como yogurth de pajaritos es un probiótico cremoso que incluso se puede preparar en casa. Entre sus principales beneficios podemos encontrar que refuerza el  sistema inmunitario, mejora considerablemente la digestión de las personas, elimina los problemas de estreñimiento y regenera de forma parcial la flora intestinal. 
¿Por qué es importante consumir alimentos con probióticos?
¿Por qué es importante consumir alimentos con probióticos?

El consumo de  probióticos  ha ido en aumento durante las últimas décadas, esto porque proporcionan diversos nutrientes al cuerpo humano, los que permiten mantener un adecuado equilibrio de la flora intestinal. Los  probióticos  también favorecen la producción de vitaminas, e incentivan el crecimiento de  bacterias “buenas”.
Noticias y actualizaciones

Regístrate gratis para obtener lo último en ventas, nuevos lanzamientos y más…